Glosario

El glosario de la Silver Economy (Economía Plateada)

Apartamentos tutelados: conjunto de viviendas autónomas, unipersonales o de pareja que ofrecen servicios colectivos de uso facultativo y alojan a personas mayores con una situación psicológica, física y social que no precisa de recursos de mayor intensidad. Hay que hacer una distinción entre los apartamentos tutelados (AATT) y las viviendas comunitarias. Estas últimas podrían definirse como unidades de convivencia con un máximo de 14 plazas destinadas a personas mayores que tienen cierto nivel de autosuficiencia y con un estilo de vida similar al del ambiente familiar. También deben distinguirse de las viviendas compartidas. Es posible encontrar otro tipo de servicios más experimentales, como los alojamientos polivalentes para unidades familiares mixtas o las unidades de convivencia.


Asistencia domiciliaria: es la que se desarrolla en los aspectos clínicos y por la asistencia social a domicilio. La asistencia domiciliaria debe correr a cargo de los médicos de familia. Esta atención puede coordinarse con otros dispositivos de atención domiciliaria, tales como puede la asistencia geriátrica domiciliada que proporcionen los servicios de geriatría del hospital.


Asistente social: es el profesional que apoya a las personas que han perdido autonomía. Tiene la capacidad de hacer valer los derechos de dichas personas y coordinar las solicitudes pendientes. Los asistentes sociales se encuentran en puntos de información locales, como ayuntamientos, centros de salud, residencias de mayores u hospitales. Acérquese a su punto de información local y pregunte allí.


Clubes de ancianos: centros para personas mayores con autonomía y sin ninguna incapacidad. Son centros sociales donde la persona mayor puede socializar y formarse.


Deterioro cognitivo: el deterioro es el daño progresivo, en mayor o menor grado, de las facultades mentales o corporales de una persona. Existen varios fenómenos mentales deficitarios que pueden deberse a la propia vejez o a algún trastorno patológico, como pueden ser la parálisis general, enfermedades mentales de larga duración, arteriosclerosis o intoxicación.


Centros residenciales: son lugares pensados para alojar de manera temporal o permanente a las personas mayores. Además, cuentan con programas y servicios de intervención adaptados a las necesidades de nuestros mayores. Están dirigidos a conseguir una promoción de su autonomía personal y una mejor calidad de vida.


Consejos de mayores: (Consejo Estatal de las Personas Mayores) Órgano Colegiado de carácter consultivo de la Administración General del Estado, adscrito al Ministerio de Trabajo y Economía Social. Como parte de sus funciones, se dedica a participar y colaborar en la aplicación, la definición y el seguimiento de las políticas sociales destinadas a la atención de las personas mayores.


Enfermedad de Alzheimer: enfermedad progresiva neurodegenerativa que se caracteriza por perder la función y la muerte de las células nerviosas en diferentes áreas del cerebro. Esto conlleva una pérdida de funciones mentales, tales como el aprendizaje o la memoria. La enfermedad de Alzheimer es la principal causa de demencia.


Fisioterapia: se usan agentes físicos como el agua, el calor, el aire o la luz, además de ejercicios mecánicos (entre otros) para tratar enfermedades.


Geriatría: rama de la medicina que se encarga de manera general de los aspectos preventivos, terapéuticos, clínicos y sociales de la salud y enfermedades en personas mayores.


Gerontología: ciencia que se ocupa del envejecimiento en cualquiera de sus aspectos: social, psicológico y biológico.


Hipoteca inversa: la expresión «hipoteca inversa» se refiere a un crédito con garantía inmobiliaria. Esto es, un negocio por el que una persona que tiene un inmueble recibe una renta mensual que está determinada por varios factores. Una vez que el propietario fallece, los herederos correrán con los pagos del préstamo o la entidad se encargará de ejecutar la garantía. Esto puede traducirse en que el inmueble se venda para satisfacer la deuda y se haga entrega del dinero restante de la deuda, en caso de que lo hubiere, a los herederos.


Ley de dependencia: ley española que crea el actual Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia. Dicho sistema es el conjunto de prestaciones y servicios que se destinan a la promoción de la autonomía personal, además de a la atención y la protección de las personas mediante servicios públicos, concertados y privados acreditados debidamente.


Pisos tutelados: pisos para personas mayores de 65 años y que tienen un alto grado de autonomía personal. Ya sea como alquilados o como propietarios del piso, estos inquilinos se encargan de su gestión y mantenimiento. Además, dentro del propio complejo urbanístico cuentan con servicios médicos y de ocio, según cuales sean sus necesidades.


¿Qué son los centros de día para las personas mayores?: son centros que durante el día ofrecen atención individualizada e integral a personas mayores. Normalmente, las personas usuarias suelen tener algún grado de dependencia de tipo psicológico, social o físico.


Relaciones intergeneracionales: son las interacciones entre personas de diferentes generaciones. Estas incluyen responsabilidades, lealtad, cuidados, comunicación, e incluso conflictos entre personas que pueden o no tener parentesco. Gracias a este intercambio generacional se fomenta la integración de nuestros mayores en la sociedad en general y en su familia en particular. Por otro lado, esta es una relación recíproca, ya que los niños y jóvenes aprenden con la sabiduría y la experiencia de las personas mayores, adquiridas a lo largo de sus vidas.


Residencias asistidas: centros gerontológicos con atención integral y especializada a personas mayores con diversidad funcional y otras discapacidades como demencia, problemas locomotores, etc.


Residencias de mayores: centro de convivencia con una capacidad superior a 14 plazas que ofrece tanto atención total como vivienda permanente a las personas mayores que necesiten ayuda para la llevar a cabo diferentes actividades de su día a día, y que, por sus problemas familiares, sociales de salud o económicos, no tienen la posibilidad de quedarse en sus propias casas.


Teleasistencia: es un servicio para la atención telefónica las 24 horas del día y que cuenta con equipos informáticos y de comunicaciones específicos. Esto permite que las personas con algún tipo de discapacidad, que no viven acompañadas o que tienen graves problemas de movilidad, puedan mantener una comunicación inmediata con cualquier centro de atención que proporciona la respuesta adecuada.
Así pues, el servicio ofrece tranquilidad y seguridad frente a situaciones de riesgo. Además, también fomenta que se permanezca dentro del domicilio y se evite así la institucionalización innecesaria. Es un servicio que complementa cualquier ayuda a domicilio y, a pesar de que existen personas mayores que únicamente usan la teleasistencia y no reciben ayuda a domicilio de carácter personal, lo más habitual es que se usen ambos servicios conjuntamente, en especial las personas mayores que viven solas.


Viviendas tuteladas: suelen habitarlas grupos que varían entre cuatro y diez personas. A veces, se encuentran cerca de un centro gerontológico (centros de día, centros sociales, residencias, etc.), desde los que se lleva a cabo la «tutela» de estas viviendas. Las personas mayores que usan este tipo de alojamientos se ayudan mutuamente y la convivencia está a nivel de la convivencia familiar. Se potencian la autonomía y la autoorganización en la vida diaria.